Terapia Ocupacional

La intervención de los terapeutas ocupacionales tiene por objetivo mejorar y/o mantener un adecuado desempeño ocupacional, promoviendo la autonomía e independencia en las actividades de la vida diaria, la escuela, el juego, tiempo libre, el trabajo, entre otros, con el propósito de mejorar la calidad de vida de las niñas, niños, jóvenes y de su familia.

Los terapeutas ocupacionales realizan evaluaciones y tratamientos con un enfoque integral, incorporando en la rehabilitación a la familia y a la comunidad. Utilizan como principal recurso de intervención, la motivación.

Entre las estrategias que realizan se encuentran:

  • Técnicas de Neurodesarrollo e integración sensorial: utilizadas para facilitar un desarrollo acorde a la etapa evolutiva del niño/a. La técnica de neurodesarrollo se enfoca principalmente, en los patrones de desarrollo motriz y la integración sensorial, se centra en estimulación de los sentidos, especialmente el vestibular y propioceptivo.
  • Confección de adaptaciones y órtesis: son elementos que buscan facilitar la funcionalidad y favorecer un correcto posicionamiento de los segmentos corporales. Dentro de las órtesis que más se realizan están las palmetas, cock up y órtesis digitales.
  • Actividades grupales en la comunidad: actividades para favorecer el desempeño autónomo en el uso de locomoción colectiva, manejo de dinero y habilidades de interacción social.
  • Realidad virtual: se trabaja con distintas consolas de videojuego adaptadas y además, con IREX, herramienta que permite registrar los avances en los resultados de la terapia, como la amplitud de movimiento y velocidad lograda.
  • Canoterapia: se incorpora como recurso de motivación, a perros entrenados que sirven de mediadores en la situación de terapia, facilitando el involucramiento y participación de los niños.
  • Tecnología de apoyo: se utiliza el dispositivo electrónico XSENSOR, que mide las presiones que se producen en los tejidos que están en contacto con el asiento. Esto permite determinar acciones preventivas (como uso de cojines antiescaras, tipo de silla de ruedas, entre otras) para evitar la formación de úlceras por presión.